Av. 11E No. 5AN-71 Barrio Guaimaral   |   Cúcuta - Norte de Santander facebook HUEMtwiter HUEMyoutube HUEM

 

madrecanguro

Pensando en la atención integral de nuestros usuarios y con el ánimo de impactar positivamente la estrategia I.A.M.I. (Institución Amiga de la Mujer y de la Infancia) en la E.S.E. Hospital Universitario Erasmo Meoz próximamente se hará la apertura del Programa Madre Canguro Ambulatorio, el cual prestará sus servicios en el 4 piso de la institución, para la atención de niños de bajo peso al nacer.

Dichos neonatos, requieren de cuidados y técnicas generalmente sofisticadas y costosas. Sin embargo, a nivel Nacional, se cuenta con un método cuya eficacia ha sido comprobada en varias investigaciones científicas, conocido como el Método Madre Canguro (MMC).

¿Qué es el método Madre Canguro (MMC)? El MMC es un sistema de cuidados para el niño prematuro y/o de bajo peso al nacer, estandarizado y protocolizado, basado en el contacto piel a piel entre el niño prematuro y su madre, que busca empoderar a los padres y transferirles gradualmente la capacidad y responsabilidad de ser los cuidadores primarios de su hijo, satisfaciendo sus necesidades físicas y emocionales.

Componentes de la intervención: 1. Contacto piel a piel entre el pecho de la madre y el niño, 24 horas al día, en estricta posición vertical. 2. Lactancia materna exclusiva siempre que sea posible. 3. Salida temprana en posición canguro, con estricto seguimiento ambulatorio (en lugar de permanecer en unidades de cuidado mínimo neonatal). Esta estrategia permitirá disminuir la morbi-mortalidad de la población infantil y la disminución de secuelas del nacimiento prematuro o de bajo peso al nacer en el Departamento Norte de Santander, contribuyendo así al logro de uno de los objetivos para el desarrollo del Milenio promulgado por las Naciones Unidas: Reducir en dos tercios la tasa de mortalidad de niños menores de cinco años.

La implementación de la estrategia, exige a la E.S.E. Hospital Universitario Erasmo Meoz contar con dos tipos de atención estrechamente coordinadas: una intrahospitalaria y otra ambulatoria, de manera que posterior al egreso hospitalario, el niño continúe recibiendo atención en salud comparable al menos en intensidad y calidad a la que recibe a nivel intrahospitalario, sin exponerse a riesgos nosocomiales y ya integrado física y emocionalmente a su familia. Este cuidado incluye tratamientos sistemáticos profilácticos como medidas y medicaciones antirreflujo, vitaminas, profilaxis de la apnea primaria del prematuro entre otros; así como la realización de exámenes de tamizado oftalmológico y neurológico, incluyendo una ecografía cerebral.